Los peligros de la automedicación

Cuando nos sentimos mal, es común que tomemos algún analgésico para mejorar nuestro estado general y poder continuar con las responsabilidades.

Sin embargo, hay personas que además de ingerir medicamentos de venta libre cuando tienen dolor de cabeza o corporal, suelen tomar píldoras de otro tipo por decisión propia, sin consultar previamente con un profesional de la salud.

A pesar de que los lugares de expendio de medicinas como Farmacia Morteo soliciten recetas para la comercialización de medicación bajo prescripción médica, hay quienes la consiguen por otros medios.

La automedicación refiere a la ingesta de medicamentos por iniciativa propia, sin haber tenido orientación profesional en referencia al diagnóstico de la enfermedad ni el seguimiento del cuadro.

Consecuencias de la automedicación

-Intoxicación

Debido a la aparición de efectos secundarios indeseados y reacciones adversas que pueden implicar riesgos para la salud.

-Falta de efectividad

Esto implica que cuando realmente necesitemos del efecto de los fármacos, no harán efecto deseado debido a que el organismo se habrá acostumbrado a ellos.

Como resultado, deberemos aumentar la dosis o cambiar de droga.

-Interacciones con otros fármacos

Así como también con alimentos o tratamientos bajo los cuales se encuentre la persona.

Esto puede implicar además una potenciación o una disminución de los efectos de la medicación.

-Dependencia

Se trata de una de las consecuencias más peligrosas, ya que implica una adicción a la toma de la medicación, no pudiendo vivir de manera adecuada si no se la ingiere prácticamente a diario.

-Enmascaramiento de cuadros clínicos graves

Si se consumen a menudo fármacos para aliviar los dolores, es posible que se escondan o enmascaren procesos patológicos serios, que podrían haber sido detectados a tiempo para evitar su avance.

-Resistencia

Este fenómeno se observa principalmente en los antibióticos, ya que su uso excesivo puede provocar que los microorganismos creen mecanismos de defensa y resistencia a los componentes.

En consecuencia, los medicamentos antibióticos dejan de ser efectivos para combatir infecciones, agravando los problemas de salud.

Cómo evitar los riesgos de la automedicación

-Usar los medicamentos de forma responsable

Es fundamental no ingerir ningún medicamento que precise receta sin indicación médica. Solamente un profesional de la salud tiene la experiencia y el conocimiento necesarios para indicar el tratamiento indicado y hacer un seguimiento adecuado.

Por otro lado, aunque estén prescriptos, los medicamentos no deben ingerirse por períodos prolongados. Si los síntomas continúan, es necesario retornar al médico para informarle lo que está sucediendo.

-Verificar si pueden ser ingeridos en situaciones especiales

Mujeres embarazadas o en período de lactancia, niños, adultos mayores o personas con enfermedades crónicas requieren especial atención al ingerir algunos fármacos.

Por este motivo, además de verificar con un médico y controlar los embalajes, y si surgen dudas, leer más detalladamente el prospecto.

-Comprar los medicamentos solamente en las farmacias

Nunca a particulares o en lugares comerciales que no estén habilitados para el expendio de fármacos.

-Conservar los medicamentos adecuadamente

Es decir, dentro del embalaje original y en un lugar fresco y seco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *